Prueba de audiometría en Bogotá: qué es y dónde realizarla

La prueba de audiometría tiene el fin de identificar cómo está funcionando tu audición. La edad es uno de los causantes de la perdida de la audición, pero esta afección en realidad puede padecerla cualquier persona. Se estima que en Colombia según ha informado el ministerio de salud, cerca de 7 millones de ciudadanos tienen problemas de audición, esto quiere decir que equivale al 17 por ciento de la población total del país, otros datos que han revelado es que las poblaciones que se encuentran entre los 27 y 44 años, 45 y 49 años y los mayores de 60 años son el segmento de la población en la que más se ha evidenciado problemas de audición, vértigo u oído.

Aspectos básicos de la prueba de audiometría

Con la prueba de audiometría tu médico puede identificar la funcionalidad de tu audición. En la prueba se examina tanto el tono como la intensidad de los sonidos, dificultades con el equilibrio y todos aquellos problemas que se relacionan con el funcionamiento del oído interno. El audiólogo es el médico encargado de realizar la prueba, él es profesional especializado para tratar y diagnosticar la perdida de la audición.

El decibel (dB) es la unidad de medida para la intensidad del sonido. Cuando tu oído se encuentra sano puedes escuchar sonidos muy silenciosos como los susurros. Los susurros tienen aproximadamente 20 decibeles. Los sonidos fuertes como los motores están cera de los 140 y 180 dB.

El tono del sonido es medido por los ciclos por segundo. El tono es medido por la unidad de medida Hertz (Hz). Los bajos tienen una medida cercana a los 50 Hz. El oído humano tiene la capacidad de escuchar tonos que se encuentran entre los 20 – 20,000 Hz. Cuando hablamos generalmente estamos utilizando un rango aproximado de 500 – 3,000 Hz.

¿Por qué debo realizarme una prueba de audiometría?

Con la prueba de audiometría se puede identificar qué tan bien puedes escuchas. Este procedimiento se realiza como parte de un control auditivo de rutina o en respuesta a una notable pérdida de audición que probablemente identifiques.

Las causas comunes de la perdida de la audición son.

  • Gracias a infecciones crónicas en el oído
  • Por defectos al nacer
  • Otosclerosis, es una enfermedad hereditaria que debido al mal crecimiento de hueso no permite que las estructuras internas del oído funcionen de la forma adecuada
  • Debido a lesiones en la oreja
  • Exposiciones a ruidos fuertes
  • Rupturas en el tímpano
  • Enfermedades del oído interno, por ejemplo, la enfermedad de Ménière o la enfermedad autoinmune.
  • Medicamentos que afectan el oído interno, entre estos se incluyen antibióticos como (gentamicina o neomicina), diuréticos y dosis muy grandes de salicilatos (como la aspirina)
  • Ocupaciones laborales
  • Lesiones craneales

La exposición a sonidos fuertes por tiempos prolongados o el daño al oído pueden ser los causantes de la perdida de la audición. Los expertos recomiendan el uso de la protección auditiva a las largas exposiciones de sonidos más altos de los 85 dB, los tapones de espuma son una buena opción y de fácil acceso que te mantendrán protegido de los ruidos y no dejarán que tus oídos se afecten.

Deficiencia auditiva gracias a problemas neuronales

Otro factor de la pérdida auditiva es la neurosensorial, esta se presenta cuando las células ciliadas de la cóclea no funcionan como deberían. La cóclea es la parte del oído que se encarga de traducir las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos que son enviados al cerebro. También se puede presenciar la pérdida de audición neurosensorial gracias al daño del nervio que se encarga de transportar la información del sonido hasta el cerebro o se puede presentar en otras ocasiones debido al daño de la parte cerebral que recibe y procesa los sonidos. Este tipo de perdida auditiva en la mayoría de los casos es de forma permanente. Se puede evidenciar de forma severa, leve y moderada.

¿Cómo debo prepárame para una prueba de audiometría?

En Redimed no debes tener ningún tipo de preparación especial para realizar tu prueba de audiometría. Lo único que debes hacer es presentarte a tu cita en el día y la hora indicada y seguir las instrucciones que te pida el audiólogo.

¿Cómo se realiza la prueba de audiometría?

La prueba de audiometría es realizada en una habitación silenciosa e insonora. Debes colocarte los auriculares que te indique al audiólogo en tus oídos. Luego debes quedarte quieto sin hablar. Los auriculares se encuentran conectados a una máquina que será la encargada de transmitir hacia tus oídos los diferentes tonos y sonidos, estos llegarán a un oído a la vez. El audiólogo te pedirá que levantes la mano en el momento que escuches un sonido. Es decir que, si escuchaste el sonido en tu oído derecho, debes levantar tu mano derecha. En algunos lugares donde realizan la prueba te piden que presiones un botón indicando que escuchaste un sonido. El audiólogo se encargará de registrar los tonos de sonido más bajos que hayas escuchado.

Con el fin de evaluar la capacidad discriminativa del habla, el audiólogo te indicará que repitas las palabras que escuches. Vas a escuchar una serie de palabras que constan de dos silabas su volumen va a disminuir gradualmente con forme va avanzando la prueba. En la segunda parte de la prueba, vas a repetir y escuchar varias palabras de una sola silaba a un volumen que no cambiará.

Durante la prueba de reflejo acústico y timpanometría, vas a tener puesto en tu oído un tapón suave. El enchufe tendrá un cambio en la presión, sonará un ruido fuerte y así podrá rastrear tus respuestas al sonido y a las diferentes presiones. En este caso se mide cómo es el movimiento del tímpano y que reflejos tienen los músculos diminutos unidos a los huesos.

Riesgos de la prueba de audiometría

La prueba de audiometría no es de tipo invasiva y no presenta ningún tipo de riesgo. La prueba tiene una duración de alrededor de una hora en donde no sentirás ningún tipo de dolor o incomodidad.

2018-08-21T04:02:36+00:00